Sistema 1:10

Es un sistema absolutamente renovador: suelos, techos y elementos de partición que apuestan por la personalización en el interior del edificio de oficina, un sistema que garantiza la fragmentación espacial que se desee y que ofrece infinitas posibilidades de acabados sin hacer necesario obra mayor. Este sistema le permite elegir cualquier material de revestimiento, lo que supone una ventaja enorme y un paso adelante respecto a otros sistemas existentes de este tipo, ya que propone el desarrollo de arquitecturas interiores que se organizan a la medida de la empresa para la que se desarrolla y, al tiempo, concibe una idea integral de estas micro-arquitecturas en relación al proyecto de mobiliario. Se trata de un sistema pensado para abrir de forma inimaginable las opciones de respuesta a un espacio por parte del arquitecto.

El sistema es capaz de responder con múltiples opciones. De un lado, con el planteamiento de suelo técnico, techo y particiones por separado. De otro, como un todo que resulta de la combinación de los tres elementos en todas sus variantes, que es la versión más ambiciosa y completa. Por su parte, el suelo recupera las medidas estándar de las baldosas de cualquier suelo técnico, habitualmente 50 x 50, y se plantea como un suelo registrable que permite multitud de dimensiones y, al tiempo, se puede hacer a medida si se desea. Respecto a los materiales, no pone límites a la utilización de cualquier superficie: madera, mármol, piedra, pavimento textil, etcétera. El techo es también un proyecto con una estructura interna que hace posible plantearse la libertad absoluta en los formatos de recubrimiento y la incorporación de diversas fuentes de luz.

Por último, en el caso de las particiones, se han desarrollado elementos de superficie e integrados. En ambos casos se ofrecen los planos con doble cristal y también como partición ciega. La estructura de esta última, como sucede con el suelo y el techo, se puede recubrir con piezas de cualquier tamaño y material. Asimismo, la flexibilidad del proyecto hace posible diseñar espacios en los que el plano del suelo es un todo continuo respecto a los planos verticales, sin fisuras en el cambio de plano horizontal al vertical.

En todos los casos, el proyecto se desarrolla bajo las normativas de seguridad exigidas y todas las versiones garantizan los niveles óptimos de insonorización.

En definitiva, se trata de un sistema con una resolución técnica impecable cuya revolución estriba en su inédita flexibilidad limitada tan sólo por la lógica de la utilización de los materiales. Un sistema que apuesta por la creatividad y que su único límite es la imaginación del arquitecto.